Just another WordPress.com site

Más reciente

Fernandito “el Gótico”. (1ª parte)

 
 
 
Vistas desde mi apartamento. Mis prismáticos, mi taza, mis rizos, mis fotos. Juanito ET
 
 

Mis Valientes, hace unos días, después de acabar los exámenes y con vistas a despejarme, tiré pa Málaga a donde no volvía desde que estuve en el Museo Picasso, hace ya algún tiempo.

Tenía desde entonces una cita apalabrada, por un lado con Don Alfonso XIII y su Caminito del Rey, en el Desfiladero de los Gaitanes, en el Chorro (cerca de Álora), y por otro con el Conde de Guadalhorce y sus pantanos.

 

Desfiladero de los Gaitanes, Puente y Caminito del Rey. Mi foto. Juanito ET

Pantano de Guadalhorce. Mi foto. Juanito ET

 

Había quedado allí con mi amiga Mati y su pareja Ale. Ella me buscó el magnífico apartamento que os enseño en las fotos, y como el de Cazorla, con unas vistas impresionantes.

El sábado, mientras cenábamos en la terraza, después de habernos deslomado por la mañana haciendo el Caminito del Rey (acojonante por cierto), me dice Mati:

– Juanito, mañana vamos a echar el día en Álora, mas de tranqui. Nos damos una vuelta por allí, comemos en una venta mu apañá que conozco y por la tarde nos subimos al castillo árabe que está arriba del pueblo. Verás qué cosa más curiosa…

– ¿Curiosa? ¿Por qué? –Le pregunté.

– Curiosa… porque es curiosa. No te digo nada, que entonces no tiene gracia… ¡¡¡Sorpresa Sorpresa!!! Ya lo verás mañana…

– Bueno, vale ¡¡¡sorpresa, sorpresa!!! Pero te juro por mi webcam que como haya que subir muchas escaleras, éste que está aquí se queda abajo haciendo fotos y no mueve ni las pestañas. Que de tu “sorpresa” de esta mañana, con lo del Caminito, tengo agujetas hasta en los rizos…

– No hombre, no. No hay escaleras. Es cuesta arriba, por calles mu estrechitas, en la parte antigua del pueblo, pero subimos en coche. Verás que divertido…

 

Acceso al Caminito del Rey. Desfiladero de los Gaitanes. Mi foto. Juanito ET.

 

Y ahí quedó todo. Terminamos de cenar, nos trasegamos una botellita de licor de miel y dimos cuenta de un trozo de dulce de membrillo, caseros los dos, que le compramos a un campero de Álora que Mati conocía. El membrillo estaba pa chuparse los dedos, y el licorcillo… al segundo copazo, yo ya veía hasta luces de platillos volantes pasando rasante, en vuelo bajo, por la terraza del apartamento… Menos mal que estaba todo en una planta y a la hora de acostarme no tuve que subir escaleras pa llegar al dormitorio… que por cierto, después de los dos copazos del licor del campero, ya no encontraba ni con el TomTom del coche en la mano…

Y ahí quedó todo. Mati y Ale se fueron pa su casa, yo me acosté como pude y, de no ser porque estaba solo en el apartamento, hubiera jurado que alguien estuvo to la santa noche dándole vueltas a la cama… ¡¡¡Por Dios, qué bolillón más horroroso!!!

 

Ruinas Iglesia de Bobastro. Alora. Mi foto. Juanito ET

Tunel que atraviesa la montaña camino al Desfiladero. Mi foto. Juanito ET.

 

Por la mañana, a las ocho, apareció Mati con la cara un poquito rara.

– ¿Qué ocurre, se suspende el plan, pasa algo malo? –Le dije.

– No que va. Ale, que trae a dos colegas suyos de Madrid que se presentaron anoche sin avisar. –Me contestó Mati, camino de la terraza, pa sentarnos al sol.

– ¡Ah! mu bien. Y qué tiene de malo…

– No, malo no, nada. Pero conociéndote… ya te diré cuando los veas ahora… –Me contestó, y terminó la frase murmurando entre dientes algo que no alcancé a oír bien…

¿Cuando los vea? ¿Quién, yo…? ¿Serán de Hacienda…? ¡¡¡Mierda!!!, qué será lo que le pasa a Mati que está tan misteriosa…

En esto andaba cavilando cuando llamaron a la puerta.

Voy, quito el cerrojo y, na mas abrir… ¡¡¡AAAAAAYYYYYYY Dios mío!!!… el alarido que pegué retumbó en todo el apartamento, y… ¡¡¡Hoppppssss!!!… sin pensarlo dos veces, preso del pánico, di un salto pa’trás como los saltimbanquis del Circo del Sol y salí corriendo a toda leche, como alma que lleva el diablo, en dirección a la terraza donde estaba Mati ya sentada al fresco.

– ¡¡¡MATI, COOOOOORREEEEEE!!!! Que los zombis vienen a por nosotros ¡¡¡Cooorre por Dios!!! –Le dije, gritando como un poseso, pegando saltos como un mono delante de ella, totalmente fuera de mí y aguantándome los rizos con las manos a la altura de las orejas.

– ¿Zombis? Pero ¿se puede saber qué te pasa, Juanito?… Anda anda, deja ya de pegar saltos y relájate… ¡¡¡JUANITO, QUE TE RELAJES TÍO!!!… ¡¡¡Pero a dónde vas, majareta!!! No te asomes al filo a ver si te vas a caer, que estamos en un precipicio y te vas a despeñar. –Me gritó, levantándose del sillón a toda pastilla…

…Y es que yo estaba ya con una pierna por fuera del pretil de la terraza intentando descolgarme pa saltar al terraplén y salir pitando de allí, por el desfiladero pa’bajo como las cabras…

-¿Qué pare?… ¡¡¡Y un pimiento!!! ¡¡¡Mati, qué hay dos muertos de pie, en la puerta, preguntando por mí con voz de ultratumba!!! … –Le contesté.

-¿Dos muertos? ¿Cómo que dos muertos? ¡¡¡Juanito, estás pa’llá del todo ¿eh?, que lo muertos no andan ni llaman a las puertas de la gente!!! Quieres explicarte hombre…

– Que sí, Matí. Que hay en la puerta dos cosas de negro que le hielan la sangre al más templao… Y vienen por nosotros. Que se saben mi nombre y todo. “Ho-Ho-Hoooola, tú eres Jua-Jua-Juaniii-i-i-ito… ¿verdad?” Me han dicho con voz de susto na más verme… ¡¡¡AYYY MAMAITA…MÍRALOS, MATI, MÍRALOS… QUÉ VIENEN PA LA TERRAZA PA LLEVARME, QUÉ NO HE CERRADO LA PUERTA Y SAN COLAO PA DENTRO, QUE SE ESTÁN RIENDO… COOOOORREEEEEEE…!!!

– ¿Dos cosas de negro?… ¡¡¡Ah, bueno, es eso…!!! –Empezó a decir muerta de risa y sujetándome por el brazo porque yo ya estaba a punto de tirarme por la terraza pa’bajo-. ¡¡¡Chiquillo, ¿estás tonto?!!!… quieres bajarte ya de ahí, idiota, que te vas a matar. Estos dos “muertos” que dices son Sonia y Fernando, los colegas de Ale que te he contado antes. Que van de “góticos” por la vida… hombre. Y lo de la voz de “susto” que dices es que Fernando, de vez en cuando, se atasca un poquito al hablar. Pero son mu buena gente los dos… ¿Zombis?… Anda qué no tienes tu imaginación ni ná…

¿Imaginación? Sí, sí… “imaginación” ¡¡¡Y una leche!!! ¿Góticos?… Mis Valientes, éstos parecían espectros salidos del programa Cuarto Milenio. Eran dos cosas mu flacas y mu largas, vestidos de negro de arriba abajo, con el pelo negro azabache, maquillados de negro hasta las cejas, los labios de negro, la sombra de ojos negra, los dos con las uñas pintadas de negro y más blancos que la leche. Y ya de guinda un “guardapolvo” negro de cuero que les llegaba hasta los pies y la solapa del cuello levantada pa’rriba que les daba, si cabe, un aspecto aún más siniestro. Pa colmo llevaban las orejas, una cada uno, llenas de pendientes plateados con forma de calaveras y un aro enorme en la nariz como los que llevaban los Jibaros, la tribu esa de la selva que le cortaba la cabeza a la gente, se las dejaban chiquititas como pelotas de tenis y después las colgaban de una cuerda, pa adornar la choza…

¡¡¡Jolines!!! Pero si así, a golpe de vista, na más que les faltaba la guadaña… Es ahora contándolo y, todavía, cuando los recuerdo se me ponen los pelos de punta…

Y no fue a mí na más, cuando Mati consiguió bajarme de la murallita de la terraza en mitad de un ataque de nervios y después de tres tilas y un trankymazin, me enteré que la dueña de los apartamentos, que acudió asustada al oír mis alaridos, se desmayó del susto que se llevó cuando se topó de cara con estos dos en el marco de la puerta. De no ser por Ale, que la cogió al vuelo por detrás, se habría desnucado contra el suelo allí mismo… Un desastre.

Bueno, pues resulta Mis Valientes que, con este escaparate actualidad, el plan de Mati era ná menos que irnos a Álora, un pueblo chiquitito chiquitito, con gente mayor y poco acostumbrada a cosas raras…

…Y fuimos a Álora… ¡¡¡digo si fuimos…!!! Y no os podéis ni imaginar la que se lió…

¡¡¡Virgendelamorhermoso!!!

Os lo cuento en la próxima entrada.

 

— CONTINUARÁ —

 

Mirador al Embalse del Pantano de Guadalhorce. Al fondo la casa del Conde. Mi foto. Juanito ET.

 

Detalle de la casa y la marquesina. Mi foto. Juanito ET.

 

Fachada principal del Ayuntamiento de Álora. Mi foto. Juanito ET 

Anuncios

Feliz Navidad

 
 
¡¡¡Hola Valientes de Juanito!!!
 
 
Que resulta que Juanito ya ha terminado la cosa esa tan rara que se andaba estudiando y al parecer el tío ha aprobado con buena nota y tó… Seguro que le ha comido el coco al Tribunal. ¡Con el rollo y la palabrería que tiene!
Dice, que además de maestro, ya es Técnico Superior en no sé qué cuento chino, y que además tiene un Máster por la Universidad de no sé dónde…
 
Igual se nos ha hecho astronauta, total, volao ya está…
 
Yo la verdad no sé mu bien pa qué quiere otro título, pero como dice que soy un saco de bellotas, que no lo voy a entender, y como además últimamente ha estado tan atareado y un poco más tiquismiquis de lo normal, tampoco es cuestión de llevarle la contraria… No sea que me deje sin merienda hoy…
 
Bueno, que me dice que los felicite en su nombre, pero yo aprovecho y les aviso, porque amenaza con volver a machacarnos los sesos con las pamplinas esas que escribe.
 
Él dice que las historietas son reales pero como está pa`llá no acaba de enterarse de que la mitad de lo que cuenta se lo imagina y la otra mitad ya le gustaría que fuera verdad… ¡Pobrecito! 
 
Háganme caso, ¡¡¡ Huyan mientras puedan!!!
(pero que no se entere que he sido yo quien avisa, que si no me monta otra vez en la barca esa que tiene y me deja por ahi perdido en cualquier playa, como cuando lo de Punta Paloma…, que todavía me duran las ronchas de los picotazos de los bichos de los pinares.)
 
 
Bueno, lo que me mandan que diga:
 
 
¡¡¡ FELIZ NAVIDAD !!!
 
 
Panchito.
 
 

Cazorla, Segura y Las Villas (… no Sevilla…)

 
 
Vistas desde mi apartamento. Mi foto. Juanito ET.
 
Cerrada de Elías. Río Borosa. Mi foto. Juanito ET.
 
 

Hola Mis Valientes.

Ya sé, ya sé que ando un poquito perdido. El trabajo, los estudios… en fin, será que Juanito se nos está haciendo mayor y ya casi ni yo mismo lo conozco de lo serio que está últimamente…

De todas formas, todavía algo de locura le queda, os lo aseguro. Y cuando alguien está pa’llá, las cosas que le pasan no pueden ser mu católicas que digamos.

Esta Semana Santa he vuelto por tierras de olivos a campear como las cabras.

Tenía una cita pendiente con Cazorla, Segura y Las Villas, que no son tres amigas mías de allí, como pensaba el borrico de Panchito.

– ¿A Lasvillas? –me preguntaba Lolito cuando se enteró. Otro que tal baila -.  ¿Pero ahí no es a donde vas tú a tus reuniones y tus rollos del trabajo de todas las semanas?…

– ¿Las Villas?, será Sevilla ¿no zoquete? Yo voy a Sevilla…

– Bueno lo mismo es ¿no?. –Decía.

– ¡¡¡Por Dios, Lolito!!! ¿Cómo va a ser lo mismo?… Anda, anda, que te zamarrean y caen bellotas…

– Pues suena igual, y tú que no pronuncias mu claro…tampoco ayudas.  

¡¡¡…!!! En fin, sin comentarios…

Mi amiga de allí es Mariose, la del cortijo con más cuartos que la Zarzuela ¿os acordáis?

Con ella, esta vez estuvo Albichi (de Alba), la genial fotógrafa que me pilla de espaldas en las fotos que os enseño y que al momento de conocerme ya me había dejado por imposible.

– ¡¡¡Ah!!! ¿Las fotos de espalda…? ¿Y eso cómo es…? –Preguntaba al principio, mirando a Mariose como diciendo: “Qué pena de muchacho. Con lo mono que es, con esos rizos…y tan moderno… Y ya pa’llá…” (jeje).

Mariose se encogía de hombros y sin palabras le decía que no se lo tomara mu en serio.

– ¡¡¡Hijo, es que no tienes arreglo…!!!. –Decía resignada.

Al final Albichi se acostumbró y terminó por no me echarme cuenta.

De todas formas con ellas estuve los dos primeros días. Los últimos los pasé con… bueno eso lo cuento después.

Como podéis ver hay novedades. El coche ya no es mi 406 de cuando las Campañas de África. Lo he cambiado por el que os enseño en la foto. Un 4×4 que andaré pagando por lo menos hasta que me jubile o más allá, pero que se sube por las paredes si hace falta y me hace parecer más alto y menos feo de lo que soy… (jeje).

– ¿4×4? –Preguntaba Panchito cuando se lo enseñé.- Pero Juanito ¿dónde están los que faltan? Si na más que tan dao uno. –Decía mirando detrás del coche buscando no sé mu bien qué.- Mira que eres tonto, ya tan vuelto a engañar.

Igual se esperaba 16 coches, uno detrás de otro ¡¡¡…!!!. En fin ya sabéis que el pobre no anda mu sobrao. Qué se le va a hacer…

Bueno, que el domingo de la Borriquita me encajé en La Iruela, un pueblito de ensueño a cinco minutos de Cazorla ciudad, donde Carmen (amiga también de Mariose) me había reservado apartamento “con vistas”.

Carmen, morenita, de ojos verdes, vaqueros con botas y buen tipito, me llevó al sitio y me lo enseñó cuando llegué. Y sí que tenía buenas “vistas” aquello, si que las tenía… el sitio digo… (jeje)

…Pero de esto no cuento nada, que después la gente dice que alucino de colores, mi amiga Martita la primera:

– ¡¡¡Anda que no has visto tú películas ni ná. Ni que fueras Brad Pitt!!! Como que las tías no tenemos na mejor que hacer que andarnos echándote los trastos na más verte… –Me dice cuando intento contar las aventurillas…

En fin, a lo que voy, que pierdo el hilo.

Que me he pateado la Cerrada del Diablo, he subido al nacimiento del Guadalquivir (el que cruzo por San Telmo cada vez que voy a Sevilla), he subido al Puerto de las Palomas (con niebla incluida), he llegado hasta Pontones (donde me cayó una nevada de dos pares de … que rima y todo) a ver el nacimiento del Segura, he hecho la ruta del cauce del río Borosa (una caminata de más de ocho horas pero que merece la pena) con la Cerrada de Elías por medio (el caminito de madera colgando sobre el río que veis en la foto) y he visitado los castillos de La Iruela y Cazorla, entre otras muchas cosas.

Nacimiento del Río Segura. Casi a cero grados. Después nevó. Mi foto. Juanito ET.

Esto en cuanto a lo cultural y educativo… Y Carmen de guía…

Por la noche, cuando volvía ya reventado, cenita en el bar Santa Ana, ducha y vueltita por Cazorla, pacharán por allí y pal apartamento, pijamita y pa la cama… Y Carmen de guía también… (jeje).

El último día, el jueves, me dijo de ir a tapear por la noche a Cazorla y ver la procesión que salía y que, por lo visto, es mu famosa en la zona.

– Mira Carmen, si me meto en el apartamento, con lo reventado que estoy no me sacas ni con palanqueta. Así que mejor nos vamos del tirón pa Cazorla y ya está…

– ¿Con estas hechuras? ¿Después de todo el día de caminata? Eso ya te lo has creído tú, con lo arregladita que va la gente a estas cosas. –Me dijo.

– Po yo no me cambio. –Le protesté.

– Pues tú haces el ridículo si te da la gana, pero yo no voy con esta facha. Espérame en lo de Santa Ana tomándote una Coca Cola que ahora mismo estoy.

Lo cierto es que cuando volvió me quedé muerto, Carmencita estaba que rompía la pana. “Legins” (o como puñetas se escriba eso) negros, con tacones, mini y escote a juego…Cinturón ancho y por encima una “chupa” granate…

Servidor a su lado parecía un pordiosero. Lleno de barro, calzado con mis “Chirucas” de trekking, piratas con bolsillos y cordones colgando, polar naranja fosforito encima de una camiseta de Springfield celeste con cuello, y los rizos tiesos después de todo un día de mojadas en el río y ventolera. Como complemento mi mochila amarilla y mi cámara Sony Alpha 100 en la mano con el 18-250, que mide una cuarta, colocado.

Mis Valientes, parecía que venía de reportero de guerra. Na más que me faltaba el casco y el brazalete de PRESS.

El personal en Cazorla mu arregladito, los señores mu elegantes, las señoras mu guapas todas, recién salidas de la “pelu”, con sus trajes de los domingos y las pieles a juego pa la ocasión.

Y no tuvimos otro sitio donde ponernos que, justo justo, frente al Ayuntamiento donde las Autoridades. Si por todos lados la gente estaba requeteengalanada, en la puerta del Ayuntamiento ya era “la hostia”.

Cuando empezó a sonar la banda de música que venía delante del paso, que por cierto era el de la Oración en el Huerto, y ese Juanito se tiró al suelo en mitad de la calle con la Sony en ristre, el polar naranja fosforito y los rizos tiesos, tirándole fotos a tó lo que se movía y fogonazos de flash a diestro y siniestro, la gente empezó a mirarme de arriba abajo con recelo, pegaba la espalda a la pared y cogía a los niños de la mano por si acaso…

La muchacha del estandarte de la banda de música, cuando pasó a mi lado y le tiré la foto, me miró y puso cara como de: “Dios mío, que no sea a mí a quien ataque el demente este…”.

El cofrade del cirio gordo azul que se ve en la foto y que iba al lado del que llevaba el Crucifijo grande, como llevaba el capirote con los boquetes de los ojos mu raros y no veía bien pa’bajo, tropezó conmigo que estaba en el suelo haciendo la foto, se chocó con el del crucifijo, pegó un trompicón y no le metió el cirio encendido por el ojo al policía local que estaba en la puerta del Ayuntamiento de milagro. Al poli, al esquivar la llamarada del cirio que se le venía encima, se le cayó la gorra. Como la calle estaba cuesta abajo la gorra le rodó y fue a parar debajo del Paso, que en ese momento pasaba por la puerta. El guardia al tirarse pa coger la gorra tropezó por los escalones y se iba de cabeza pal Paso. El que lo dirigía, cuando se percató de la situación, y vio que el guardia se estrellaba, tuvo que dar un brinco, pegar un martillazo en la campanita de delante y darle unas cuantas voces a los costaleros pa que pararan a toda leche pa evitar que el guardia le desmontara el Paso del cabezazo. A todo esto los costaleros ya le habían pisoteado la gorra al guardia, que por aquellos entonces estaba ya más pendiente de no matarse escaleras abajo contra el Cristo, que de la gorra y la puerta del Ayuntamiento.

En fin, que cuando aquel disparate paró y levantaron al poli del suelo, los dos guardias civiles, con uniforme de gala que iban delante, miraron primero pa’tras, perplejos, no dando crédito a lo que estaban presenciando y luego hacia mí como diciendo: “¿Qué ha sido el de los rizos del polar fosforito?  Nos lo llevamos pal manicomio o no nos lo llevamos… Menuda la que está liando ¿De dónde se habrá escapado el psicópata este?…”

A to este meneo, Mis Valientes, acudió el alcalde que iba por detrás de la comitiva, el cura que iba por delante, el director de la banda de música que, cuando se vino a dar cuenta, iba tres o cuatro calles más allá, a dos kilómetros del Cristo (las trompetas cada vez se escuchaban más lejos), el cofrade de la Cruz y uno de Protección Civil pa socorrer al monaguillo del incienso, que iba con el cura y, que se había quemado la oreja con la cera que le había chorreado el del cirio azul mientras medio achicharraba al guardia tras el trompicón conmigo… La situación era dantesca.

Al final todo quedó en un susto, yo pedí disculpas con la mano, como si fuera extranjero, me quité de en medio de la calle y me pegué a la pared, al lado de Carmen, que ya hacía como si no me conociera, y aquello siguió pa’lante.

Cuando la procesión pasó por mí sitio, detrás del Cristo iba la Corporación Municipal con su Alcalde a la cabeza. Todas y todos engalanados hasta las cejas. Ellos con traje a medida y escuditos en la solapa, ellas de negro con mantilla y peineta. Llevaban además unas medallitas grandes con cordones gordos, celeste y blanco, colgando del cuello. Serían los colores de la Hermandad del Cristo supongo… Muy propios todos y todas.

Cuando el Alcalde pasó por mi lado, me miró a mí y luego al Cristo con cara de resignación y como diciendo “Señor, Señor, cada vez nos viene gente más rara al pueblo…Échanos una manita anda…”

Estoy convencido que al día siguiente me sacaron hasta en la televisión local con un ¡¡¡Cuidado, fotógrafo peligroso. Huyan si lo ven cerca…!!!

Después, tomándonos unas tapitas, Carmen ya más relajada se moría de risa con la movida…

Cuando volvimos me enseñó las “vistas” nocturnas del apartamento… ¡¡¡Uuuupss!!! perdón. Que de eso no iba a contar nada…

¡¡¡Qué mona la chupita granate…!!! (jeje)

Mua.

Juanito.

Valle de Arroyo Frío. Mi foto. Juanito ET.

Castillo de Cazorla. Mi foto. Juanito ET.

Castillo de La Iruela. Mi foto. Juanito ET.

       

Central electrica al inicio del Guadalquivir. Mi foto. Juanito ET.           

Cerrada del Diablo. Mi foto. Juanito ET.

  

                 Nacimiento del Río Guadalquivir. Mis fotos. Juanito ET.

Fuente subterranea desde donde brota el Segura. Mi foto. Juanito ET. 

Fuente donde nace y primeros metros del Río Segura. Mis fotos. Junito ET.

Nevada en Pontones. Mis fotos. Juanito ET.

Pantano del Tranco. Mis fotos. Juanito ET.

Procesión en Cazorla. Mis fotos. Juanito ET.

Puerto de las Palomas. Mi foto. Juanito ET.

 

El Belén de Juanito (reedición)

 
 
 
Mi Belén. Mi casa. Mis fotos. Juanito ET.
 
 

Recuerdo que en casa de mis padres el Belén era, y sigue siendo, digno de ver. Mi madre tenía y tiene una jartá de arte pa montarlo. Los decorados, las figuritas, el río, las luces…

Y al que se le ocurriera tocar algo se le caían las manos… fijo.

Sin embargo en mi casa, el que yo monto es minimalista a tope.

Tengo sitio, pero no muchas figuritas. Tampoco tengo tiempo para dedicarle, ni me merece la pena porque de la forma que yo lo dejo puesto dura el primer día na más.

Y es que de unos años para acá se ha convertido en deporte navideño y en auténtico reto entre mis colegas, que tienen todos un afán de superación tremendo, ¡cabrones! (uppppsss, perdón), toquetear el Belén de Juanito.

— ¿Esta tarde no tenemos nada que hacer?… Hala, venga, vamos a cambiarle a Juanito el Belén de forma…

Gracias a esta Ley no escrita pero igualmente válida, lo mismo un día tienes a los Reyes Magos con toda su corte camino del Portal llevando los presentes al niño como al siguiente los ves huyendo despavoridos en dirección contraria, a lomos del buey y la mula mientras los camellos dan calor al niño y los pajes se bañan en el río. 

Los pastorcillos, a partir del segundo día, se pillan puente largo y toman el sol en la ribera del río tumbados en toallas que mis colegas improvisan con los papelitos de los roscos de vino, o se dedican a montar barbacoas con los patos del estanque como menú…

Me ponen plantitas de maría simulando arbolitos y todos los borregos al lado tiraos de espalda, patas arriba, en postura poco serena…

Hace dos años, alguien me cambió el ángel que pongo arriba del Portal por un muñeco de los Pokemon…

Ponen publicidad con las pegatinas de las botellas de pacharán y anís del Mono en los laterales del Portal y todos los años, sin excepción, termina apareciendo en el camino que va para el castillo de Herodes la silueta negra del toro de Osborne… (Sí, el de las carreteras)… 

Al principio me mosqueba y me andaba poniéndolo todo en su sitio cuando se iban.

Ya me he dado por vencido, los he dejado por imposible y al final de las fiestas el Belén, más que una escenificación historico-folclórico-artística del acontecimiento, parece un sarao de los que se organizan las noches de verano en las playas de Tarifa:  San José termina con un pareo en vez de capa y en postura de bailoteo (parece que se hubiera fumado el incienso de los Reyes Magos), me montan una barra de bar en el brocal del pozo y todos los pastores que no están bañándose en el río se arremolinan alrededor de la única pastorcilla que tengo (la que lleva el cántaro) pa ligársela, uno de los soldados del castillo hace el pino con un vaso de tubo de las Polly Pocket pegado al escudo mientras al otro, le quitan la lanza y, en plan drag-queen, lo pasean por el puente que cruza el río con una sombrillita de colores de las que ponen en las copas de helado… ¡¡¡Qué colegas más creativos tengo!!!…

En fin. Sin comentarios…

 

…Bueno sí, sigue leyendo, que continúo la historia en los Comentarios…

¡FELIZ NAVIDAD!

 
 
 
 
Felices Fiestas.
Muchos besos para todas y todos.
Juanito
 
 
 
 
 

El pollo…

 
 
Gibraltar desde La Alcaidesa. Mi foto. Juanito ET
 
 

Mis Valientes, no suelo hacer estas cosas. Pero no puedo resistir la tentación de contaros esto. ¡¡¡Es tan surrealista!!! Que cada vez que lo leo me parto de risa yo solo…

Sea quien sea su autor ¡Enhorabuena!

(Me he permitido algunas pequeñas modificaciones en el texto. También he suprimido los nombres de políticos que aparecían. Este no es el foro…)

Ahí va…

“La aviación norteamericana desarrollo un dispositivo para probar la resistencia del cristal del parabrisas de los aviones. Consistía en un tipo de cañón que disparaba un pollo muerto al cristal del avión. El tiro era exacto y reproducía la velocidad con que un ave puede impactar en un avión en pleno vuelo. Si el parabrisas resistía la prueba del impacto del pollo, entonces soportaría la colisión con un pájaro en situación de vuelo real.

El dispositivo funcionó perfectamente en todas las pruebas que se efectuaron en EE.UU.

Aquí en España, estudiosos lumbreras que estaban desarrollando una nueva locomotora para el AVE, se interesaron por el cañón de los pollos pensando aplicarlo para probar el parabrisas del nuevo tren y pidieron la máquina a los americanos.

Y la probaron.

Al primer tiro, el pollo reventó el cristal frontal del tren, rompió el cuadro de instrumentos, perforó el asiento del maquinista, traspasó la puerta de cabina, hirió a dos técnicos que andaban cerca, casi le arranca de cuajo la cabeza al ingeniero y voló hasta el fondo de la locomotora, estrellándose contra la pared, haciendo un profundo agujero en la chapa.

Todos los presentes quedaron absolutamente anonadados de aquel sorprendente y violento resultado.

A partir de ahí, documentaron la escena con detalle, hicieron fotos digitales, grabaron declaraciones de los testigos oculares, elaboraron documentos técnicos y enviaron toda la información a los EE.UU., preguntando qué habían hecho mal.

Los técnicos americanos estudiaron con detalle la documentación recibida, y al día siguiente respondieron con un e-mail seco y contundente que decía:

>>>
>>>
>>>
>>>
>>>
>>>
>>>
>>>


“…POR DIOS, DESCONGELEN EL POLLO…”

 
 
 

¡¡¡Mira que son listas las pastillas!!! (Reedición)

 
 
 
Contraluz al amanecer. Mi foto. Juanito ET
 
 

Andaba el otro día elucubrando yo solo sobre el dolor y los medicamentos que lo alivian y la verdad es que ya hay pastillitas para casi todo.

Que te duele la cabeza, te tomas una pastilla de paracetamol y se te quita.

Que tienes molestias al tragar y te duele la garganta, te tomas un comprimido de los de “chupar” y te la alivia.

Que te duele la espalda o la rodilla o el cuello o lo que sea-que-la-edad-no-perdona, pues anti-inflamatorio al canto, siete días, y como nuevo.

El no va más es cuando te tomas relajantes musculares… ¡¡qué bien…!!! (si además te las tragas con un cubata “arreglao” … pues ya ni te cuento)…

… A lo que vamos… (que cuando pienso en pirulas, en vez de pastillas, pierdo el hilo del post (jeje)…

… Te duela lo que te duela te tomas la pastillita pertinente y te deja de doler lo que sea.

Pero digo yo, a ver, pregunta pa nota:

¿Cómo puñetas sabe la pastilla dónde te duele?

Yo por mucho que las miro no les veo ni ojillos,  ni sitio pa escribirle en lo alto qué te duele, ni GPS ni ná de eso. Las cápsulas de dos colores, por aquello de que tienen cositas por dentro, anda pudiera ser… pero os aseguro que yo ya las he abierto, le he sacado to el polvillo que traen y las he mirado bien, y tampoco tienen ná raro, palabra.

Y tampoco tienen orejas, o sea que aunque se te vaya la pinza del tó, te pongas a hablarles y les digas:

“Pastillita, pastillita, me duele la cabecita” tampoco se enteran de ná, así que… yo no entiendo dónde está el truco.

Lo cierto es que te la zampas y al rato se te ha quitado el dolor de cabeza, de espalda o de lo que sea.

Pero bueno ¡¡¡eso no es ná!!! Ya el colmo de lo increíble es que te la tomas por la boca y la tía llega sola al sitio donde te duele.

Mis Valientes ¡¡¡que se saben el camino de la espalda, de la rodilla, de la cabeza…!!! Y mira que es complicado el cuerpo humano por dentro ¿eh? (Que una vez vi en un documental del National Geographic la cantidad de caminos y desvíos que hay pa todas partes…).

Pues nada, no sólo sabe dónde te duele sino que además sabe llegar al sitio. Cuando llega, se pondrá allí (digo yo), y te quita el dolor.

Así de fácil.

Eso sí, tiene que ser siempre por dentro ¿eh? tragándotela, porque yo ya he probado a ponerme la pastilla de paracetamol encima de los rizos y el dolor de cabeza no se me ha quitado nunca… Poniéndome dos tampoco… (Con tres no he intentado, me da miedo, no vaya a ser que me sienten mal y me intoxique…).

¡¡¡Hay que ver qué misterio!!! ¿verdad?…

 

PS. Esto mismo se lo conté no hace mucho a mi bella psicóloga y, oye, se quedó la muchacha como traspuesta, seria, callada, pensativa, me pareció incluso que le daba un tic en un párpado…

Ese día la terapia terminó antes. No sé porqué…